17 ABRIL 2018

Los resultados de Pajaritas Azules 2018, con nuevas incorporaciones y muchos otros que repiten y mejoran nota, ponen de manifiesto que se está haciendo realidad el principio de mejora continua, que constituye uno de los puntos esenciales de la filosofía del programa. Los ayuntamientos galardonados hacen una fuerte apuesta por la excelencia incorporando mejoras como el incremento del número de contenedores y la mejora de su ubicación, la renovación de contenedores, la recuperación tras la crisis de servicios de recogida puerta a puerta complementarios al contenedor o la transparencia informativa en las webs municipales sobre el destino final del papel y el cartón recogido.

La calidad del material recogido es ahora el nuevo reto en la economía circular del papel y cartón. Para reciclar el papel y cartón recogido selectivamente es indispensable que cumpla con los estándares europeos de calidad, limitando el nivel de impropios como plásticos, vidrio y otros residuos que lamentablemente aparecen mezclados con el papel y cartón del contenedor azul.

Para lograr un reciclaje de alta calidad, el papel y cartón ha de recogerse de forma separada del resto de residuos. El porcentaje máximo de residuos impropios en contenedor azul no debería superar el 3% sobre el peso total, como determinan tanto las Especificaciones Técnicas para Materiales Recuperados de Ecoembes (ETMR) como la Lista Europea de calidad estándar de papel y cartón para reciclar (Norma EN643:2014).

Los sistemas de recogida han de estar adaptados a los distintos flujos de residuos con un doble objetivo: recuperar para su reciclaje la mayor cantidad posible y hacerlo con los requisitos de calidad necesarios para su efectivo reciclaje.

Por lo que se refiere al papel y cartón, ahora más que nunca se hace necesario que los contenedores azules estén debidamente cerrados con bocas o aperturas pequeñas para evitar el depósito de otros residuos que no sean papel y cartón. Con tapas rotas y bocas agrandadas es más fácil el depósito de bolsas de basura u otros residuos impropios dentro del contenedor azul. Por ello es recomendable que las bocas de los contenedores azules para el depósito del papel y cartón sean estrechas (en altura) y alargadas. Y en los contenedores de carga lateral, trasera o bilateral las tapas de descarga deben disponer de un cierre eficaz para evitar su apertura manual en la vía pública. En el mercado ya existen contenedores con dispositivos que impiden o dificultan además la sustracción del contenido.

Asimismo se hace necesario llevar un control y seguimiento del nivel de impropios. Y hay que insistir en las campañas de información y sensibilización, ofreciendo a los ciudadanos la información necesaria para separar correctamente los residuos y, en consecuencia, reciclar mejor.

Por su parte, la industria papelera española garantiza el reciclaje en España de todo el papel y cartón recuperado que cumpla con los estándares europeos de calidad. Somos el segundo mayor reciclador de la UE, por lo que disponemos de suficiente capacidad recicladora.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies